Emociones en Movimiento

Motus fue una jornada que nos invitó a conocernos a nosotros mismos, a comprender al otro emocional y lingüísticamente. Nos motivó a romper estructuras educativas y a aprender juntos.

Marisa Failla, Presidenta de Fundación Inclusión Social, en su discurso de bienvenida incentivó a los presentes a ser más humanos porque "en la vida somos vínculos, organizaciones. Somos personas", resaltó.

Marisa Failla. Presidenta de Fundación Inclusión Social

La Jornada Motus se realizó el pasado 1 de noviembre en el auditorio de la Facultad de Odontología de la Universidad Nacional de Córdoba. Al encuentro asistieron más de 160 personas entre docentes de distintos niveles educativos y emprendedores. Localidades como Deán Funes, Cruz del Eje, Bell Ville, Unquillo, entre otras, dijeron presente.

El evento generó un espacio de debate y de compartir propuestas y tendencias sobre la inteligencia emocional, el aprendizaje y los avances de la neurociencia en la educación. Contó con la presencia del Ministro de Ciencia y Tecnología de la Provincia de Córdoba, Carlos Walter Robledo; y con 14 disertantes de distintas ramas del conocimiento como psicólogos, psicopedagogos, docentes y neuropsicoeducadores. También hubo disertantes pertenecientes a la Fundación Córdoba Mejora y Junior Achievement.

Palabras y acciones que motivan

Horacio Maldonado junto a Marisa Failla.

“Aprender es un derecho. Cuando un maestro se pare en un aula ayudando a otros a que ejerciten un derecho, vamos bien”, invitó a reflexionar Horacio Maldonado quien disertó sobre la importancia de aprender a convivir, y de entender la familia y la escuela como entornos educativos.

“La convivencia debe ser democrática, pacífica y justa, saludable y productiva. A los espacios educativos uno va a construir”, agregó.

Aceptar de forma constructiva el error y proponer desafíos y trabajos colaborativos donde los alumnos transiten todas las inteligencias, fueron algunas de las propuestas que se trabajaron en las distintas charlas.

En una línea similar, Cecilia Fossa Riglos y Daina Ramila Rigo expresaron que hay que enseñar haciendo, ya que la experiencia es la mejor manera de aprendizaje, e invitaron a sumar elementos como la novedad, el extrañamiento y la sorpresa en las actividades áulicas.

Cecilia Fossa Riglos disertando en su charla: “Conceptos y Estrategias Fundamentales sobre las Emociones en el Entorno Educativo”

“Los docentes emocionalmente inteligentes son los que van a quedar guardados en la memoria del alumno no por lo que les enseñaron, sino por como los trataron”, arengó Cecilia Schwartz.

De esta manera, se destacó el poder generar buenos vínculos y aportar un aprendizaje motivador y significativo, ya que, según el dato que aportó María José Jardon, el coeficiente del éxito implica un 23% de competencias intelectuales y un 77% de competencias emocionales.

“La inteligencia emocional es el autoconocimiento. Decir que siempre la circunstancia me supera es pararse en el lugar de víctima. ¿Qué está en mis manos para cambiar esta realidad? Eso es pararse del lado de la responsabilidad”. Con esta frase Marisa Failla invitó a los presentes a pensar y pensarse ellos mismos.

Motus tuvo momentos para mirarse a los ojos, para interactuar con el otro, poner en juego la empatía, y hasta mover el cuerpo al ritmo del rock and roll.

Gracias a la buena predisposición de todos los disertantes y la participación del público se desarrolló un espacio de reflexión y aprendizaje sobre las emociones. Esta fue la primera experiencia de una jornada que se proyecta de acá en más a realizarse todos los años.

© 2020 | Fundación Inclusión Social